¡Feliz año nuevo!

madreDios
Foto de Aciprensa.

Hemos despedido el año y con él, alegrías y tristezas, realizando un minucioso examen de conciencia sobre nuestros actos. Nuestro querido Padre Jorge Salinas que en paz descanse, decía que un mejor año se conocía por los buenos actos realizados. Recordemos que al final de nuestra vida nos examinaran en el amor como decía San Juan de la Cruz, por lo tanto Dios en su misericordia infinita, más que nuestros faltas, verá el amor que hemos entregado.

Recién hemos celebrado el nacimiento del niño Jesús, quien nos recuerda ese amor que nuestro Padre ha tenido con nosotros y el cual debemos guardar en nuestro corazón y darlo a los demás, sobre todo a los más necesitados. Aunque el año comienza un primero de enero y finaliza un treinta y uno de diciembre, Jesús es quien marca realmente el inicio y el final de todo, El es el Alfa y el Omega.

En nuestra Parroquia San Sebastián Mártir, Ayutuxtepeque, El Salvador, despedimos el año con una solemne Misa celebrada por nuestro párroco José Antonio Guerrero Luna.

En su homilía nos hacía reflexionar con aquella historia del barbero ateo, que decía no creer en Dios porque si existiera no debería de permitir el sufrimiento humano, a lo que el cliente responde, entonces los barberos no existen, porque si existieran no habría gente por ahí con barba y pelo largo, pero el barbero contesta, que si existen, lo que pasa es que esas personas no van hacia el, con esto el cliente le concluye que ese es el punto, Dios sí existe, lo que pasa es que las personas no van hacia Él y no le buscan, por eso hay tanto pobreza y miseria.

Hacía un llamado a ser sencillos para presentarse ante el pesebre con el niño Jesús (Yavé Salva), donde está la verdad y recordar a María como Madre de Dios, fiesta que celebramos el primer día del año.

Sobre el llamarse cristianos, no debemos hacerlo a la ligera, porque es un nombre que pesa, cristiano es aquel que tiene el comportamiento de Cristo, no juzga, no condena, ama y perdona.

Realizó un llamado a la interiorización, a reflexionar sobre nuestros actos, a evitar la vanagloria y hacer las cosas con amor para honra y gloria de Dios, con Jesús podemos transformarnos y enfrentar el año que viene con una mirada de Fe, haciendo todo con amor, encontrando nuestra alegría en ese amor vivido.
Ya lo expresaba San Juan de la Cruz que en el amor nos juzgarán al final de nuestra vida y San Agustín nos decía que debemos amar para ser felices.

Finalizaba mencionando la importancia del Salmo 33, que dice: Haz la prueba y verás que bueno es el Señor. Que tengamos presente siempre a nuestra Madre Santísima, en quien se han cumplido las promesas de Dios.
Y vivir las fiestas cristianamente, sobrios y serenos.

Haz clic aquí para orar y despedir el año que termina y recibir el año nuevo

Leer el propósito del Papa Francisco Para este año nuevo

Para el año nuevo reflexionemos aquella frase de Séneca, que decía: “No hay viento favorable para quien no sabe a dónde va”, por lo tanto en este año nuevo debemos mejorar nuestra dirección, ajustar nuestra brújula, para guiar mejor nuestra alma, saber a donde queremos ir en concordancia con la voluntad de Dios, en un horizonte  que lleve a un lugar donde le demos mayor honra y gloria a Dios, como decía San Ignacio de Loyola.

Alabanza de Agradecimiento del Ministerio Dei Verbum, El Salvador.


Salmo 117, Himno de Acción de Gracias. Coro de monjes de la Abadía de San Isidro de Dueñas, España

Recibe la bendición que encontramos en la Biblia, en el Libro de Números 6, 24-26, popularmente conocida como la bendición de San Francisco de Asís:

El Señor te bendiga y te guarde.
Te muestre su rostro y tenga piedad de ti.
Te dirija su mirada y te de la paz.
El Señor te bendiga.
¡Amén!

Escrito por colaborador de AdoremosAlSantisimo.org

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail